José Canepa, inmigrante Italiano, adquirió Hacienda El Cóndor de Peteroa en 1946 comenzando así el sueño de producir los mejores vinos del Valle de Curicó. En 1998 el deseo de expandirse y perpetuar la tradición vitivinícola por parte de sus tres hijas llevó a la creación de una nueva bodega basada en la Hacienda, dando origen a Viña Millaman. Las paredes centenarias de la bodega fueron restauradas cuidadosamente y modernas instalaciones fueron puestas en su interior. Con este cambio, una nueva etapa comienza: la tradición familiar se une a un espíritu innovador que busca expresar las mejores características de los vinos del Nuevo Mundo; explosión de aromas frutales, ricos y vivaces sabores. Esto marca el comienzo de Millaman y refleja la esencia de quienes somos.

Desarrollado por Trending